Consejos

Todo al blanco

Por la luminosidad, por la amplitud, por el bienestar. Hay infinidad de razones para apostar por el color más neutro y luminoso

27 febrero 2019

Desde tiempos inmemoriales, mezclamos pigmentos para conseguir tonos que acaben con la neutralidad del blanco y del negro, los dos colores primigenios.

 ¿Pero qué pasa si nos valemos de su naturaleza? 

En realidad nos encontramos ante dos básicos del interiorismo, que conviven a la perfección en espacios habitables, y cuyas cualidades podemos poner en valor.

Vamos a hablar del más claro de todos los colores. 

Superwhite de Keraben


¿De qué manera el blanco mejora nuestro día a día?


El blanco es luminoso y versátil

 En los espacios pequeños, es un color que aporta luminosidad y amplitud. Las paredes parecen más anchas, los techos se sienten más altos. Esto se debe a que el blanco refleja toda la luz que incide sobre él, por lo que su efecto aumenta en habitaciones con ventanas.Según la necesidad, se puede aprovechar la claridad para dar frescura a una estancia, o reconvertirla en calidez.

Por el contrario, en las estancias grandes se agradece que el blanco potencie el tamaño, pero se valora esencialmente su versatilidad y su fácil combinación. Va bien con pasteles y neutros para crear atmósferas suaves y relajantes, pero también con colores vivos y negros cuando queremos generar contrastes y rupturas. Sirve para mantener el estilo clásico o arriesgar en la composición.

Superwhite de Keraben


El blanco es limpio y relajante

 El blanco también es el color más habitual en las cocinas y los baños, una realidad que lejos de ser casual, se relaciona con la sensación de limpieza y pulcritud que transmite. Una ducha que invita a entrar, una encimera que parece impoluta. Los revestimientos blancos nos hacen sentir protegidos de las impurezas y generan atmósferas agradables, donde apetece permanecer.

Por último, está su capacidad para inspirar. Blanco es pureza, es paz. La sensación de bienestar que reporta tiene que ver con la tranquilidad y el equilibrio, con sentir que has llegado a un lugar cómodo y de retiro, alejado de los problemas del mundo. Si además se combina con tonos suaves y texturas sedosas, se potencia el confort y relajación tanto en el hogar como el contract


El blanco es estimulante

El estímulo de los sentidos es importante en el diseño de interiores. 

Cada vez hablamos más de cerámica experiencial, aquella que consigue conmovernos por la vista, el olfato o el tacto. Así sucede en la colección Superwhite, de Keraben, que más allá de sus funcionalidades avanzadas, ha logrado dar con el que posiblemente sea el blanco más blanco de todo el mercado cerámico para el bienestar del consumidor.